Blog Espiritual

El don de la oración contemplativa

A través de la oración deseamos que el fuego de la gracia se encienda en nuestro corazón. La oración de por sí no produce la chispa que hace...

Lo esencial de la oración de Jesús

Es conocida, sobre todo en el monacato oriental, la práctica de la oración de Jesús. Es una sencilla jaculatoria tomada básicamente del Evangelio...

Hombres de oración

Cualquier persona que trate de llevar una auténtica vida interior necesita, como decía San Pablo, orar continuamente. Teófano el Recluso, monje y...

Los frutos de la oración continua

Según un Padre oriental, la oración incesante vence el mal a través de la esperanza en Dios; conduce al hombre hacia una santa simplicidad...

Oración continua

Según Teófano el Recluso, la oración continua consiste en permanecer siempre ante Dios en adoración. Esta es su exacta descripción. Y desde este...

Oración en el espíritu

Hay una oración que hacemos nosotros, y otra que sobreviene por sí misma. Habitualmente para orar nos valemos de un libro de oraciones o de...

“Señor, enséñanos a orar”

Podemos estar orando con los labios y vagabundeando con la mente. Podemos orar con los labios y estar más o menos atentos a lo que decimos...

Orar desde el corazón

Para obrar bien es necesario pasar por el corazón lo que se dice con los labios. Un teólogo oriental nos dice: Vuélvete a Dios haciendo descender...

Confesión frecuente

La tradición considera la celebración de la penitencia no sólo como algo excepcional por culpas muy graves que han producido una ruptura...

Providencia

Todos los acontecimientos tienen un significado. Raras veces somos capaces de descubrir inmediatamente lo que significan, pero aunque sea con el...

Dios en el centro

Dios es el horizonte necesario de todo lo que somos y de todo lo que hacemos. Dios es a la vez el centro y el corazón de toda realidad; por tanto...

Dos actitudes del hombre de hoy

O bien encerrarse en el círculo impenetrable de la autosuficiencia dentro de una existencia limitada a los estrechos horizontes del tiempo...