Artistas Destacados

A lo largo de los siglos numerosos artistas de gran renombre han pasado por la Cartuja de Miraflores o han participado desde sus talleres en la creación de su vasto patrimonio artístico.
Ofrecemos a continuación una selección de los más representativos y conocidos.

Rogier
Van Der Weyden

TOURNAI, H. 1400 – BRUSELAS, 1464

Pintor flamenco, formado en el taller de Robert Campin y posteriormente nombrado pintor de la ciudad de Bruselas. Es el más importante de los denominados «primitivos flamencos», maestros del norte de Europa en el siglo XV, que destacan por sus tendencias renovadoras en la pintura al óleo, dotando de detalles expresivos a sus lienzos.

En cuanto a su producción pictórica destaca el Tríptico de Miraflores, que fue el altar portátil que usaba el rey Juan II de Castilla en sus numerosos desplazamientos y luego donó a los monjes cartujos. Desde entonces, presidió el altar de la sacristía de la Cartuja de Miraflores pero, tras el expolio francés en 1809, fue a parar al Staatliche Museen de Berlín. Otras obras importantes son Descendimiento de Cristo del Museo del Prado y el Calvario del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial. Además de estas tres principales atribuciones se conservan numerosas tablas ligadas al artista en museos e instituciones europeas, especialmente en los Países Bajos.

Juan
de Colonia

COLONIA, H. 1410 – BURGOS, 1481

Arquitecto alemán que introdujo en España las formas constructivas propias de los países del norte vinculadas al estilo «gótico flamígero» que sustituyeron el estilo francés imperante hasta el momento. Hacia el año 1440 se trasladó a Castilla al ser contratado por el obispo de Burgos, Alonso de Cartagena, para trabajar en las obras de su Catedral donde remató las agujas de la fachada principal. También fue autor de la Capilla de la Visitación, donde sería enterrado, y el cimborrio original de la Catedral, que se desplomó en el s. XVI.

Su estancia en Burgos propició que el rey Juan II le encomendase el trazado y la reconstrucción de la Cartuja de Miraflores después del pavoroso incendio que destruyó el edificio primitivo en 1452. Falleció antes de verlo terminado, lo cual sería obra de su hijo Simón de Colonia por encargo personal de Isabel la Católica.

Gil
de Siloé

¿AMBERES?, H. 1450 – BURGOS, H. 1501

Escultor, probablemente de origen flamenco, activo en Castilla a finales del siglo XV. Sus múltiples trabajos evidencian un gran conocimiento del arte de Flandes en su época, que sabe adaptar al gusto hispano a partir de un dominio muy elevado del uso de materiales como el alabastro, la piedra o la madera.

En la Cartuja de Miraflores tenemos la suerte de contar con tres obras del artista: el Sepulcro de los Reyes Juan II e Isabel de Portugal, el Sepulcro del Infante Alfonso de Castilla y el Retablo Mayor, todas ellas obras maestras indiscutibles del tardogótico castellano. Además de estas, entre sus obras más representativas destacan sus labores en la Catedral de Burgos (Retablo del Arbol de Jesé de la Capilla de la Concepción, Retablo de las Santas de la Capilla del Condestable y las puertas del claustro) o el Sepulcro de Juan de Padilla para el monasterio de Fresdeval.

Pedro
Berruguete

PALENCIA, H. 1450 – 1503

Pintor hispanoflamenco activo en Castilla en las dos últimas décadas del siglo XV. Su formación nórdica en tierras castellanas, así como una posible estancia en Italia, le dotó de un estilo sincrético entre las dos corrientes pictóricas europeas más pujantes de la época. Buen ejemplo es La Anunciación que pintó para la Cartuja de Miraflores que muestra, además de una clara influencia flamenca, unos rasgos del renacimiento italiano.

Otras obras relevantes vinculadas documentalmente al pintor, se encuentra el retablo mayor de la iglesia de Santa Eulalia de Paredes de Nava (Palencia), las pinturas del exterior de la capilla de San Pedro de la Catedral de Toledo, el retablo de Guaza de Campos del que solamente se conserva el fragmento conocido como Salvator mundi (Fundación Ibercaja, Zaragoza), así como el retablo mayor de la catedral de Ávila, que quedó sin concluir a la muerte del pintor en 1503.

Juan
de Flandes

PALENCIA, H. 1450 – 1503

Pintor de origen flamenco que desarrolló su labor pictórica en Castilla, vinculado a la corte de la reina Isabel la Católica. Su etapa de formación se asocia a la escuela de Brujas, recibiendo la influencia de artistas como Hans Memling o Gérard David.

Tal fue la predilección de la reina Isabel la Católica por su Juan de Flandes que llegaría a nombrarle pintor de la Corte. Entre los primeros encargos que le hizo se encuentra el Retablo de san Juan Bautista para nuestra Cartuja de Miraflores, de que por el expolio de la Guerra de la Independencia solamente se conservan cuatro tablas: el Nacimiento del Bautista (Cleveland Museum of Art), la Decapitación de San Juan Bautista (Musée d’Art et d’Histoire), el Banquete de Herodías (Museum Mayer van den Bergh) y el Bautismo (colección particular).

Otras obras importantes atribuidas a Juan de Flandes conservadas en la actualidad son el retrato de una infanta, muy posiblemente Catalina de Aragón (Museo Thyssen-Bornemisza), las tablas de Santa Apolonia y la Magdalena (Museo de la Universidad de Salamanca) y la Crucifixión (Museo del Prado).