La Cartuja Dispersa

Obras de arte
fuera de la Cartuja
de Miraflores

Las obras que conservamos en la actualidad dentro de los muros del Monasterio y de la iglesia son solamente una parte del ingente patrimonio que a lo largo de los cinco siglos de historia de la fundación han sido creados para permanecer en ella. Diversos eventos ocasionaron que algunas de las piezas vinculadas originalmente a la Cartuja no se encuentren en ella en la actualidad.

Durante la Guerra de la Independencia el vizconde D’Armagnac (general de ejército de Napoleón) se hizo, junto a un descomunal patrimonio artístico, con las tablas del altar de san Juan Bautista, obra del flamenco Juan de Flandes, conocido por su virtuosismo y pintor de corte de la reina Isabel la Católica. Estas tablas se encuentran en la actualidad dispersas por varias colecciones y museos del mundo.

Junto a las cinco tablas que conformaban este altar también fue expoliada una tabla que representaba la Adoración de los Reyes Magos, además del conocido como Tríptico de Miraflores del pintor flamenco Roger van der Weyden que se conserva hoy día en el Staatliche Museum (Berlín).

Tríptico de Miraflores conservado en Staatliche Museum (Berlín)

Talla de Santiago Aṕostol

Metropolitan Museum of Art New York

Desgraciadamente, el expolio sufrido por los monjes cartujos no terminó ahí, ya que en 1914 un particular se brindó a costear varias reformas en esta Cartuja. Se interesó especialmente por los sepulcros reales. De hecho, llevó varias imágenes de alabastro a Madrid con el pretexto de que fueran restauradas. Una de estas piezas, la talla de Santiago Apóstol que formaba parte del sepulcro de Juan II e Isabel de Portugal ha terminado en The Cloisters en el Metropolitan Museum of Art de Nueva York.

Vida de San Juan Bautista

Museo Nacional
del Prado – Madrid

Durante la Desamortización de 1835, salieron del monasterio otras obras dedicadas a la vida de San Juan Bautista. En concreto, se trata de seis tablas del conocido como Maestro de Miraflores y que tras pasar por el Museo de la Trinidad, ha ido a parar hoy día al Museo Nacional del Prado en Madrid.