Edad Media

En la Cartuja

La Fundación Medieval

El origen de La Cartuja de Miraflores se remonta al año 1442 cuando el rey Juan II de Castilla (1405-1454) dona a la Orden de la Cartuja un palacio de recreo, que fuera erigido por su padre Enrique III en 1401, para que lo habilitaran como monasterio.

Monjes de las cartujas de Scala Dei y de El Paular fundaron la comunidad de Miraflores y reformaron las dependencias. Diez años más tarde (1452), la estructura sufrió un voraz incendio que obligó a plantear un edificio de nueva planta encargado a Juan de Colonia arquitecto de la Catedral de Burgos, que diseñó los planos y encaminó la construcción.

Con la muerte del rey Juan II, las obras de la iglesia se detuvieron hasta su finalización en 1488, durante el reinado de Isabel la Católica, gran promotora del monasterio.

El patrocinio
de Isabel
La Católica

La promoción de la Isabel la Católica, hija de Juan II, fue clave para la relevancia artística que La Cartuja reviste hoy en día. El retablo mayor fue encargado por ella, de igual modo que los sepulcros de su padre y hermano.

Hitos Cronológicos

1401

Se erige el palacio y alcázar de Miraflores del rey Enrique III de Castilla.

1442

La Orden Monástica de La Cartuja toma posesión de los palacios de Miraflores para convertirlo en monasterio bajo la advocación de San Francisco.

1452

Un incendio reduce a cenizas el monasterio.
Se cambia la advocación y se dedica a la Santísima Virgen María de Miraflores.

1454

El maestro de obras Juan de Colonia hace las trazas de la iglesia y monasterio, siguiendo las costumbres arquitectónicas de los cartujos. El 22 de junio muere el rey Juan II en Valladolid.

1455

Juan II es trasladado a La Cartuja de Miraflores, su morada final, siguiendo su voluntad testamentaria.

1468

El 5 de julio muere en Cardeñosa (Ávila) el infante Alfonso, hijo de Juan II y que será enterrado en La Cartuja.

1474

Al fallecer el rey Enrique IV de Castilla, le sucede en el trono su hermana la reina Isabel la Católica, la gran benefactora de La Cartuja.

1477

Garci Fernández de Matienzo asume las obras del monasterio que comenzó Juan de Colonia.
Un año después muere dejando concluidas las paredes de la iglesia y continúa las obras Simón de Colonia, hijo del primer maestro de obras que tuvo el monasterio.

1483

La reina Isabel visita a su difunto padre y supervisa las obras del monasterio, hijo del primer maestro de obras que tuvo el monasterio.

1484

El mercader Martín de Soria trae desde Flandes un conjunto de vidrieras encargadas por la reina para decorar la iglesia. Se coloca además en el frontón de la iglesia la figura del ángel que sostiene el escudo de la reina Isabel la Católica.

1486

Gil de Siloé delinea el sepulcro de los reyes y el del infante Alfonso. El tallador Martín Sánchez acuerda la realización de la sillería del Coro de los Padres, que serán colocadas en 1489.

1486

Se lleva a cabo la actual portada de la iglesia.

1488

Se acaba el abovedamiento de la iglesia.

1489-1493

Gil de Siloé y su taller tallan los sepulcros de los reyes y el del infante.

1492

Llega a La Cartuja el cuerpo del infante Alfonso, hijo de Juan II y hermano de Isabel la Católica. Se coloca en su sepulcro en el presbiterio de la iglesia, en el lado del evangelio.

1496

El 15 de agosto fallece en Arévalo Isabel de Portugal, segunda esposa de Juan II, madre de la reina Isabel y del infante Alfonso, y que será enterrada en La Cartuja, en el panteón real, en 1505.
También, entre 1496-1499, Gil de Siloé y Diego de la Cruz llevan a cabo el retablo mayor.

1504

Muere el 26 de noviembre en Medina del Campo la reina Isabel la Católica.