Coro de los Padres

 

En el espacio más grande de la nave central de la iglesia de la Cartuja se despliega a ambos lados el Coro de los Padres, que recibe esta denominación por estar diseñado para que los Padres cartujos cantasen la Liturgia de las Horas, en contraposición con el Coro de los Hermanos, reservado a estos últimos.

 

Está formado por cuarenta sillas colocadas a los laterales, veinte a cada lado, y diez sillas ubicadas en el muro que separa dicho coro con el de los Hermanos, cinco a cada lado.

 

Lado derecho del Coro de los Padres (Martín Sánchez) junto a la Virgen del Coro

 

 

 

La sillería del Coro

Entre los años 1486 y 1489, el escultor vallisoletano Martín Sánchez ejecutó la talla de las sillas del Coro de los Padres en madera de nogal cobrando 125000 maravedís y proveyéndosele de los materiales, según nos atestiguan los registros monásticos.

 

La decoración de las sillas se plantea a base de un encaje de motivos geométricos , estando cada respaldo decorado con abundantes florituras, animales fantásticos, rostros distorsionados, hojas de cardo y encina, etc.

 

La silla del celebrante, el facistol y el atrilfacistol (1)

Complementan el espacio del Coro de los Padres tres muebles fijos del mismo conjunto: la sede del celebrante, el facistol del coro y el atril de lecturas.

  • La sede del celebrante está tallada a juego con los sitiales del Coro, con una terminación en pináculo con formas góticas cubriendo el asiento.
  • El facistol es el mueble situado en el centro del espacio coral y utilizado para exponer los grandes libros de coro que contenían las melodías de la liturgia de las horas. Si parte superior es giratoria para facilitar el movimiento de las páginas y de los libros.
  • Finalmente, se conserva un mueble a modo de atril donde se leía el evangelio.

 

Intervenciones posteriores

En la época de la Revolución Francesa, hacia 1808, se quemaron los sitiales correspondientes al espacio adosado al muro que separa el Coro de los Padres del Coro de los Hermanos. Por ello fue necesario hacer diez sitiales nuevos de autor desconocido. También se tiene constancia de la reposición de las placas de madera diseñadas para sujetar los libros, que habían perdido solidez con el paso del tiempo.

Esta web utiliza cookies para mejorar su experiencia de navegación. Puede consultar nuestra Política de Cookies.    Ver Política de cookies