Edad Moderna

En la Cartuja

El monasterio
en la Edad Moderna

Tras el fallecimiento de los Reyes Católicos, La Cartuja gozó de la protección de Felipe el Hermoso. A la muerte de este, sus restos descansaron temporalmente en la iglesia de Miraflores, hasta que por mandato de su mujer, Juana la Loca, se trasladaron en solemne cortejo a la ciudad de Granada. Las distintas actuaciones de reforma durante el reinado de Carlos I, al igual que avatares políticos del siglo XVI como la Guerra de las Comunidades de Castilla, afectaron al gobierno de La Cartuja.

La ratificación de los privilegios de la Cartuja por parte de Felipe II y las muestras de aprecio por la Cartuja de los reyes Felipe IV y Carlos II se suman a la lista de monarcas que patrocinaron el monasterio de Miraflores. Es también la época donde residieron en la cartuja los pintores el Hermano Diego de Leyva y el Padre Cristóbal Ferrando, dejando muchos testimonios artísticos de sus manos.

Visitas
Reales

Tenemos constancia de las visitas de los reyes Carlos I, Felipe II, Felipe III y Felipe IV a la Cartuja de Miraflores en la Edad Moderna, registradas por diversas fuentes. Todas destacan la admiración de los monarcas hacia las grandes obras que se conservan en el Monasterio.

Hitos Cronológicos

1506

Muere en Burgos el rey Felipe el Hermoso, esposo de la reina Juana de Castilla (Juana la loca).
Su cuerpo estuvo depositado durante unos meses en La Cartuja.

1532-1539

Construcción de las capillas laterales de la iglesia, adosadas al muro norte.

1538-1539

Construcción de las capillas laterales de la iglesia, adosadas al muro norte.
Diego de Mendieta reconstruye la techumbre y coronamiento de la iglesia debido a las fuerte nevadas acontecidas ese año.

1558

Simón de Bueras talla la sillería del Coro de los Hermanos.

1657-1659

Se realiza el trasaltar, pintado por el monje cartujo Cristóbal Ferrando.
Policarpo de la Nestosa y Bernardo Elcarreta realizan el retablo barroco situado en el Coro de los Hermanos.
Se traslada la portada del lado recayente en el campo, a los pies de la iglesia.