Blog Espiritual

Pan en el desierto

El alimento de un monje no puede venir del mundo. “¿Dónde podemos comprar pan –decía el Maestro– para que coman éstos?” (Jn 6,5). Las riquezas del...

No alardear de los dones que Dios nos ha dado

Los dones de Dios deben ser una oportunidad para la humildad, no para la soberbia, temiendo hacerse abominable ante Dios por complacer a los...

No juzgar

Debes hacer un pacto con Dios, un compromiso firme y perpetuo de no juzgar jamás a nadie. Aunque existan indicios, tú nunca des crédito a las...

Ver a Cristo en los hermanos

Piensa siempre: si sirvo a un hermano, a Cristo he servido; si desprecio a un hermano, si me enojo con el prójimo, a Cristo se lo he hecho. Piensa...

Controla tus sentimientos y tu lengua

Si en tu corazón se levanta una tentación de disgusto, impaciencia o ira contra un hermano, vigila tus pensamientos y tu voluntad con gran...

No disimular las propias miserias

Cuando la ocasión se presente, renuncia con alegría a ti mismo, a tu propia opinión y voluntad por seguir las de otro; no intentes disimular tus...

No hay humildad sin humillaciones

No se llega de un extremo al medio, o a lo recto, si no se hace un esfuerzo intenso hacia el extremo opuesto. Tienes un ejemplo en el...

Aceptar con alegría las humillaciones

Por eso, debes decir: «He venido aquí a ser reprendido, despreciado, apartado de un lugar a otro; a servir a todos, a someterme a todos, a no...

La verdadera humildad

Cuando tengas que elegir entre dos cosas, elige la que más humilla con el fin de crecer en la virtud. Sin humildad, no hay nada que pueda...

Confiar en la misericordia infinita de Dios

Debes descubrir ante Dios tu maldad y tu miseria, y allí, en la contemplación de su bondad y misericordia infinitas (para que tu espíritu no se...