No se necesitan técnicas complicadas. Coge el rosario y reza con gran humildad, confianza y perseverancia.

Pronto o tarde sentirás nacer en tu corazón la oración incesante del Espíritu. Entonces comprenderás las palabras de Jesús en el evangelio: “hay que orar siempre sin desfallecer” (Lc. 18,1).

Esto es algo que no se explica fácilmente, hay que experimentarlo. Muchas veces nuestras disposiciones de sencillez y humildad al orar son más importantes que la misma oración.

Si quieres tener una idea de Dios, estudia teología. Si quieres tener experiencia de Dios, ora.

Esta web utiliza cookies para mejorar su experiencia de navegación. Puede consultar nuestra Política de Cookies.    Ver Política de cookies