Oración continua

Según Teófano el Recluso, la oración continua consiste en permanecer siempre ante Dios en adoración. Esta es su exacta descripción. Y desde este punto de vista las oraciones establecidas no son más que el aceite o la madera arrojada al fuego para que ardan. Cuando oramos debemos rumiar algún pensamiento o jaculatoria en el corazón

Leer más

Los frutos de la oración continua

Según un Padre oriental, la oración incesante vence el mal a través de la esperanza en Dios; conduce al hombre hacia una santa simplicidad, alejando la mente de su hábito de distraerse en pensamientos diversos y de hacer planes sobre sí mismo y sobre su futuro y manteniéndolo en una gran pobreza y humildad de

Leer más

Hombres de oración

Cualquier persona que trate de llevar una auténtica vida interior necesita, como decía San Pablo, orar continuamente. Teófano el Recluso, monje y obispo ruso del siglo XIX, nos da algunos consejos prácticos para conseguirlo: Repetir durante el trabajo, durante nuestras ocupaciones, sean cuales fueren, una fórmula sencilla de oración que...

Leer más

Lo esencial de la oración de Jesús

Es conocida, sobre todo en el monacato oriental, la práctica de la oración de Jesús. Es una sencilla jaculatoria tomada básicamente del Evangelio: ¡Oh Jesús, ten compasión de mí, pecador!, que los monjes y las personas espirituales repiten interiormente muchas veces durante sus ocupaciones. Teófano el Recluso nos dice que lo esencial de...

Leer más

El don de la oración contemplativa

A través de la oración deseamos que el fuego de la gracia se encienda en nuestro corazón. La oración de por sí no produce la chispa que hace brotar la llama sino que ayuda a recibirla recogiendo el pensamiento y haciendo al alma capaz de permanecer ante el Señor y caminar en su presencia. La

Leer más

No enterremos el espíritu

Metidos en las mil preocupaciones de la vida siguiendo las tendencias naturales de la carne, la sensualidad… Todas estas cosas sepultan el espíritu, que queda allí encerrado como en una tumba, incapaz de volar a lo alto, descubrir nuevos horizontes y gozar de ellos. ¡Qué fácil es sepultar el espíritu en las mil pequeñeces, preocupaciones...

Leer más

La fe de María

Oh María, ¡qué grande es tu fe! Tu prima Isabel, llena del espíritu Santo, te dijo: “Bienaventurada la que ha creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá”. El ángel te aseguró que tu Hijo reinaría sobre la casa de Jacob para siempre… ¡y lo ves clavado y agonizando en una cruz!

Leer más

Dios nos escucha siempre

Así es. Pero como decía san Agustín comentando la primera carta del apóstol san Juan, Dios no socorre inmediatamente según la voluntad del orante, sino según la necesidad del que ora.

Leer más

Distracciones en la oración

Es una experiencia muy común. Ya lo experimento santa Teresa: ”El entendimiento e imaginación entiendo yo es aquí lo que me daña, que la voluntad buena me parece a mí que está y dispuesta para todo bien; mas este entendimiento está tan perdido que no parece sino un loco furioso, que nadie le puede atacar,

Leer más

Fidelidad costosa

Llega para todos el día en que ya no basta con dar, sino que es necesario perdonar. Ya no basta con hacer regalos, sino que hay que sufrir por la persona amada y por la opción realizada. Así sucede en el matrimonio y así sucede también en la vida consagrada. Lo que al principio fue

Leer más