“No muero, entro en la vida”. Con estas palabras anunciaba santa Teresa del Niño Jesús al sacerdote Bellière la proximidad de su muerte.

Nuestra santa murió muy joven, pero desde el punto de vista de la fe, la vejez es la edad más hermosa de la vida porque es la que más nos acerca a la eterna juventud del cielo.